Bachino ’99

Llego años después del presente, cuando su paso solo se intuye. Reviso sus rastros, levanto detalles olvidados como la limpieza después de un huésped en un hotel. Pero no lo limpio: lo escruto, lo evalúo, lo atesoro, lo idolatro, lo lamento, sobre todo, lamento su paso tan anterior al mio, de tan distintos criterios, de tan reprochables motivos. Llego tarde pero me aseguro que llego mejor. Llego a corregir ese presente demorado y por un instante olvido que no llego tarde sino detrás, que ni siquiera llego, que recorro una estela por desvanecerse, una imagen horriblemente estática y bastante ajena, que para influir, para tocar y mover y causar mejores destrucciones debería correr, correr, correr y correr o despertar de esta estasis monstruosa, deshacer esa maldición de costa dulce, rehacerme menos impresionable, alcanzar al tiempo que ya no sé por dónde va pero lo adivino en parpadeos, al tiempo que sigue como queriendo obedecer a una versión de mí infante y tirana que solo una vez dio instrucciones y ya nunca puede ser complacida.

Llego con el pasado, o soy el pasado que llega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s